Ayer escuché en la radio una noticia que me llamó la atención: “Fabricar un pinball para enseñar la Energía”. La noticia trata de un profesor argentino que demuestras como enseñar ciencia de forma creativa no es una cuestión de presupuesto.

Germán Lanfranco, así se llama el profesor observó que mientras trataba de explicar el uso de la Energía, los chicos se distraían fabricando pequeños tiradores con gomas elásticas, así que decidió aprovechar ese factor a su favor y pidió a los alumnos que usaran las gomas para fabricar su propio ‘pinball’ y trasladaran lo aprendido a cada uno de sus proyectos. Todos participaron y se logró transformar una experiencia negativa en una actividad fructífera. Para que vieran el resultado, el profesor grabó todo en vídeo y lo subió a Youtube:

 

 

Pese a que se trate de un proyecto modesto, los alumnos de 11 y 12 años de edad a los que les cuesta leer y escribir, han construido algo con sus propias manos y Germán ha demostrado que hay formas divertidas de enseñar.

Advertisements