Siendo la mágica noche de los libros, todas las personalidades más relevantes del lugar quedaron para salir a pasear. En el kilómetro 0 se encontraron la Osa, la Diosa y la de Blanco, que bajaron por la cuesta para recoger al Padre de las Aguas. Desde allí siguieron caminando los cuatro hacia el norte y tropezaron con un pintoresco personaje de curiosos bigotes y una cruz en el pecho que estaba descansando en un banco. Ya los cinco prosiguieron su viaje pasando por una puerta donde entraron a un pequeño bosque de 22 olivos y 170 cipreses desde donde vieron caer a un ángel.

Siguiendo la estela que este había dejado, continuaron el camino y descubrieron a un señor que estaba obsesionado con un punto que no dejaba de señalar. Todos intrigados tomaron esa dirección y acabaron en una plaza grande llena de música y vida, desde donde la gente subía a la Luna haciendo honor a la frase de “De Madrid Al Cielo”.

¿Qué no me creéis? Pues aquí os dejo un dibujo que hizo John Lodi para que lo veáis:

De Madrid al Cielo -- from Madrid to Heaven pictures from spain photos on webshots_1272968627407

Advertisements